martes, 3 de noviembre de 2009

Quinta llamada

Otra manifestación en París. Columnas de manifestantes bien encuadradas se agolpan alrededor de la plaza de Chatelet en dirección al puente de l'Ille de la Cite. El ambiente es festivo sin dejar de lado la función principal del acto en cuestión. En un bolsillo de un pantalón comienza a vibrar un teléfono móvil

-¿Mama?
-Holaaaa
-¡Hola Mama!, ¿Qué tal?
-Holaaa hijo. ¿Dónde estas que se oye ruido por ahí?
-Nada nada ¿Todo bien?
-Si si, todo bien
-¿Qué tal por casa?
-Uy, como siempre. ¿Y tú? ¿Hace frio por ahí?
-Bueno, bastante bastante
-Ya te he comprado los pijamas. Cuando tu hermana vaya para allá te los llevará
-Bien bien
-Es que aquí hace mucho calor. Estamos a treinta grados
-Madre mía... yo ya llevo la trenca...
-Pues aquí mucho calor hijo, aquí mucho calor
-Se te oye muy mal. ¿Estas en la cocina?
-Si
-Pues sal de la cocina que allí hay mala cobertura
-Un momento
-¡Liberte, Kurdistan!¡Liberte, Kurdistan! ¡Liberte Kurdistan!
-¿Qué dices?
-¡Ya se te oye mejor!
-¿Y donde estas que se escucha tanto alboroto?
-Pues que me he ido para el centro a estudiar a la biblioteca y me he topado de frente con una manifestación
-Ten mucho cuidado hijo. Ten mucho cuidado. ¡No hagas ninguna tontería que nos conocemos!
-Pero si me he encontrado con ella. Ni si quiera se de que va. No tengo ni idea.
-Ten mucho cuidado que.... madre mia. ¡No te metas en lios!
-Que no mamá, que no. No te preocupes. Es que he estado mucho rato en la biblioteca y me los he encontrado, que me voy ya para el metro hacia casa
-… ¡Que en esos grupos.. !ays... ¡que la extrema derecha os está manipulando!
-¡Que no se de que va la manifestación y que me voy ya para casa!
-¿Has comido?
-Si
-¿Qué has comido?
-Sopa. Sopa de sobre. ¡Aquí están muy buenas!
-Pero no como la que te hace tu madre ¿verdad?
-No...
-Oye, la sopa no será de ajo ¿no? Que ya sabes que eso es como una bomba y te duele la tripa
-No mama, no es de ajo.
-Ays...Ya tienes ganas de volver a casa, ¿a que sí?
-Si, bueno, si...
-¡Que te hecho mucho de menos!- de repente los tambores empiezan a tocar más fuerte
-Y yo también mamá
-¿Qué?
-¡Qué yo también te hecho de menos!
-¡Vale vale! ¡Ahora te paso con tu padre! ¡Nada de capulladas ni gilipolleces ¿eh?! ¡Que estas ahí --para estudiar!
-¡Un beso!- Justo en ese momento aprece una bella y hippiosa protestante con unos panfletos en la mano. No a la privatisation de la poste! Tien! Sarkozy il veuz privaticer le serveux postal!. Le da un panfleto y con la cara muy enfadada se va a seguir repartiendo panfletos. En ese momento el padre coge el teléfono.
-Chaval
-¡Merci!
-¡Chaval! ¿donde estas?
-Volviendo a casa
-Volviendo a casa... No quiero que te despistes ¿eh? Mira lo que te paso el año pasado
-¡Pero que me la he encontrado!¡Que acabo de salir de la biblioteca y me voy para casa!
-Bueno. Yo advierto.¿ Anoche que, a las 7 de la mañana?
-Si
-¿Y es necesario salir hasta las 7?
-Si
-Bueno... espero que las notas salgan como tienen que salir
-Saldrán tranquilo
-Si yo tranquilo estoy. Pero no te me descentres
-No no
-¿Esta noche sales?
-Si
-¿Y a qué hora volverás?
-Pues tarde
-Tarde no es una hora que salga en el reloj
-Ya pero es que no te puedo decir una hora. Porque a lo mejor vuelvo a las 5 o a lo mejor a las 7, no lo se
-Bueno, no tardes ¿Todo bien?
-Todo estupendo
-Ten cuidado
-Tendré cuidado. ¿Por casa bien?
-Si. Tu madre y yo nos hemos ido a casa de tus abuelos. Luego hemos estado andando por ahí un rato, y ahora dejamos a Teresa en su casa y nos volvemos a cenar. ¿Has llamado a tus abuelos?
-No, aún no. Cuando llegue a casa
-Acuérdate de llamarles
-¿Como están?
-Bien Bien- sirenas de policía, la gente grita y silba, alguien tira una piedra- Oye, ten mucho cuidado que no quiero tener ningún disgusto
-Pero, vamos a ver. ¿Cuando no me cuido?
-Bueno. Mi obligación como padre es decírtelo.
-Vale vale. Pero que sepas que me se cuidar, tranquilo
-¿De que es la manifestación?
-Pues no lo se. Aquí la gente gritaba algo sobre el Kurdistan, pero me han dado un panfleto sobre la privatización del servcicio postal. Ni idea la verdad. Aunque me ha parecido ver una bandera del PCF por ahí
-Uy el PCF... No te puedes fiar de los comunistas.
-Si, bueno, yo que se... me la he encontrado de frente, que me he ido a estudiar a Pompidu hoy. --¿Esta la teta por ahí?
-Se ha ido al cine
-Dale un besito de mi parte- la gente grita más fuerte. Llegan más sirenas de policía. En alguna parte en la que ninguno de los interlocutores puede llegar a ver la policía se pone los cascos y dirige sus manos hacia las porras. ¿Acto de simple intimidación o están a punto de cargar?
-Bueno chaval, un beso. Perdida cuando llegues a casa esta noche
-Vale. Voy a ver si encuentro un hueco para entrar en el metro
-Cuidate mucho
-Un beso papa- te quiero mucho, dice la madre de fondo
-Tu madre que te quiere mucho
-Yo también os quiero. Un beso

Se corta la comunicación, y el teléfono vuelve de nuevo al bolsillo. No lejos de allí, en una furgoneta blanca, dos gendarmes, desconcertados, leen la transcripción de la llamada.

-¿En que idioma esta esto?
-Creo que es en Italiano, pero no sabría decirle, señor. Puede que sea en Rumano, en Portugués, incluso en Español
-¿Español dices?- Retuerce su bigote nerviosamente. Su sudor, que es espeso y de un olor desagradable, brota en su frente. Saca rápidamente un cigarrillo- avisa a la central. Quiero que un par de hombres sigan a ese elemento las 24 horas. Quien es, que come, que hace, a quien se folla y que tipo de azúcar prefiere.
-Le capto inquieto señor. ¿Ocurre algo?
-Me voy al ministerio de interior. Si Hugo Chavez tiene algo que ver, esto se nos queda grande- sale de la puerta de la furgoneta resuelto a tomar cartas en el asunto- ¡Ah!, y dile a los antidisturbios que carguen. ¡Y con contundencia!


Este relato esta dedicado con todo el amor del mundo a Enrique Vila-Matas y todos los pseudo-situacionistas del mundo. También a mis compañeros de asamblea de la Facultad de Geografía e Historia, ¡que el año pasado estaríamos en alguna asamblea de asambleas o algo así! Presupongo que alguno de vosotros habrá vivido una conversación telefónica similar. También a aquellos dos simpaticos policias de incognito que adecuadamente disfrazados se colaron aquella noche en la que protestamos enfrenete del Bancaja y a aquellos chivatos (quienes sean) que relataban nuestros planes a rectorado.

Pero sobretodo quiero dedicárselo a mis padres, quienes mucho padecen por mi, y a los que inevitablemente quiero.

7 comentarios:

Musa dijo...

Cucaracha Amarilla:

Primero de todo, por si se me olvida con mi memoria de pescaíto frito, gracias por pasarte por el blog y leer La Soga ;)

Hace un tiempo conocí a una chica francesa que me comentó que en París una se manifestaba por manifestarse, que no importaba ni de qué ni cuándo. Lo importante era ir allí y berrear un rato, hacerle honores al espíritu del 68, me imagino. No sé si será del todo cierto, porque me pareció un poco desencantada. Pero eso de las manifestaciones debe de ser como aquí las averías de RENfe, pan nuestro de cada día.

Por cierto, en tu dedicatoria... ¿estudiabas en la UAB? ¿O en la UB? Me haría mucha gracia encontrar por aquí a alguien que hubiera estudiado tan cerca de donde lo hice yo.

Perdón por el rollaco.

¡Un saludo!

Cucaracha Amarilla dijo...

Musa:

No estudiaba ni en a UAB ni en la UB, sino en la UV (Universidad de Valencia, donde todo empezó aquel año.

Tengo que decir que en París hay muchos actos de protesta pero es una ciudad tan grande, que la ciudad las digiere como agua. Paralizar París es imposible, casi. Y bueno, también hay muchas manifestaciones inadvertidas porque hay mucha gente, y cuanto mas gente, mayor numero de gente descontenta, aunque en el mismo porcentaje generalmente.

Y como estudiante de historia y actual residente parisino te digo que no te creas todo eso del espiritu del 68. El espiritu del 68 se habia olvidado ya en el 71, y hoy en día es una escusa que aquellos que vivieron por aquellos años (participasen o no) para llamarnos ilusos a todos los estudiantes que plantean una solucion radical a varios problemas.

Y claro que hay gente que protesta por protestar, a todos nos gusta ir una vez en la vida a Dysneilandia. Luego ya si te lo tomas enserio o no... en fín

Nunca me molestan los rollacos, más si vienen de alguien que cita al tio Alf.

¡Saludos!

Eme dijo...

Durante mi año en Viena la única manifestación de la que tuve constancia la organizaron un grupo de estudiantes de bachiller. No recuerdo exactamente la causa, pero marchaban por Karl Lueger Ring, eran bastantes, no gritaban, sólo llevaban un par de pancartas. Y sin embargo tooodos los policías de Austria estaban en el Ring. De lo más inquietos, como si temieran que se fuera a liar. Pero al mismo tiempo, estoy segura, lo estaban deseando; se aburren tanto allí...

Aquí, en fin... No saldremos a la calle por el paro, la crisis, ni por la bárbara ley reguladora de derecho al asilo. Pero, eso sí, como por la huelga de los futbolistas se suspenda la liga.............................

Y nada, que me ha gustado mucho esta Quinta llamada, Pepe. París favorece mucho tus letras.

Cucaracha homicida dijo...

Yo estuve -pero sobretodo, de bulto- en más de alguna de las berlinesas, alguno de cuyos finales cómicos ya son sabidos por ud.

Me da que estan saliendo diálogos mucho más logrados por sus últimas llamadas telefónicas, camarada Josías.

Y que viva don Vila-Matas y el falso París.

V dijo...

Garikoitz: No volveremos al debate realidad-ficción. Eso es algo que está superado, considerambo ambos terminos realmente ficcticios.

La policia, a riesgo de parece pateticamente punki, apesta.No diré más.

Y todos los quedamos en casa, en vez de salir a la calle a hacer lo que tendriamos que hacer (no hablo de una pacifica y festiva manifestación) porque a menos de que formes parte de un partido político con carnet de afilidado y esas cosas, o de otro círculo social relevante (alto periodista, obispo, juez...) , no cuentas. Esto no es una democracia, yo cada día lo tengo más asumido.

V dijo...

P.d: me alegro mucho de que os guste.

:)

Humo Velado dijo...

Hola querido!

He recordado que tenia un blog, que se me suele olvidar ya que nunca escribo, y he visto el tuyo y me he vuelto a pasar a ver como te iba por los Parises.

¿Que te voy a decir? Pues que me encanta!jajaja...siento que una parte de este relato va para mi jajaja (como parte conformante de aquella dichosa asamblea claro) si, posiblemente andariamos por alguna asamblea de asambleas. Y que tanto me ha recordado a algunas conversaciones que tube con mis padres por aquella epoca! (mi padre solia repetir "Si,si...tu toda la revolucion que quieras pero las notas! las notas!)

En fin!

un besazo enorme!!